2018-01-06 Rueda de prensa de Salah Salahuddin

2018-01-06 Rueda de prensa de Salah Salahuddin

2018-01-06  Rueda de prensa de Salah Salahuddin

Estamos en una rueda de prensa que ha sido convocada para denunciar unos hechos gravísimos. La sala está llena de periodistas y cámaras, pero Salah Salahuddin ha relatado lo ocurrido sin dejar de mirarme a los ojos, como si necesitara volver a contar, cara a cara, a alguién dispuesto a escuchar, el horror pasado cuando faltaban pocos meses para finalizar el año 2017. Salahuddin es cocinero y forma una unidad familiar junto con Joly Aktar y la hija de ambos de 15 meses de edad. 

La denuncia de Salah Salahuddin pone en evidencia que nuestro sistema de protección de las personas falla estrepitosamente desde los primeros compases. A esta circunstancia se añade la vulnerabilidad intrísica de las personas, su falta de dominio de la lengua española, su conexión  con el  tejido vecinal, su desconocimiento de los vericuetos de la justicia…….

Pero sobre todo este es un nuevo caso de brutalidad, una acción violenta y cruel,  llevada a cabo por una mafia de matones organizada y  con licencia de actividad: Desokupa, de la cual Daniel Esteve es el gerente administrativo que tiene el orgullo de presentar “una empresa basada en el respeto a las personas, sin distinción de raza, religión o tendencia política”, tal y como aparece en su web corporativa. Pero en el Raval conocen mejor que nadie los métodos de Desokupa y de los propietarios que contratan sus servicos para librarse de sus inquilinos: violencia, extorsión y  falta de escrúpulos. 

Joly y Salah fueron engañanos por un falso propietario que les alquiló un piso en la calle Riereta por 500 euros mensuales con una fianza de 3.000 euros. Para hacer frente a la desmesurada fianza Salah solicitó a su banco y contra su nómina un aval bancario. Tras recibir el dinero, el falso propietario desapareció sin dejar huella. La propiedad legal, empresarios de la restauranción y el comercio, contrataron los servicios de Desokupa para recuperar el inmueble. 

Según la declaración de Salah Salahuddin miembros de Desokupa venian recibiendo amenazas por parte de personal de la empresa con la finalidad de que abandonaran el piso. El pasado 6 de Octubre, un grupo de varios hombres, con Joly y su hija solas en el interior, les cortan la luz del piso. Horas más tarde, Salah está  aún en su turno de trabajo y sin posibilidad de atender el teléfono por prohibición expresa de su empresa, varios hombre golpean la puerta y casi consiguen derribarla. En el interior, Joly, bien al caer al suelo, bien por una situación de  miedo extremo sufre una interrupoción involuntaria de su embarazo de tres meses. Sugún Salah, al llegar a casa la encontró en el suelo con síntomas de hemorragia vaginal.

Salah interpuso una denuncia en la comisaria de los Mossos d’Esquadra, después de una larga espera. Debido a su estado de alteración, a su desconocimiento y a la poca sensibilidad policial no se anotaron en la denuncia los nombres de los testigos que hubiesen declarado a favor de Joly y Salah, así que el Juez no los pudo tener en cuenta. Tras el incidente Desokupa ofreció a la pareja 10.000 euros por evitar el juicio. El juzgado número 13 tiene pendiente la resolución de la sentencia. 

Iñaki Garcia, de Resistim al Raval, ha llamado la atención sobre el hecho de que acciones como esta deben tener una respuesta legal efectiva y ciudadana para tratar de que estrategias como esta se puedan convertir en normalidad, que es lo que está ocurriendo en el Raval donde acciones así, que algunas quedan ocultas, son el pan de cada día.


 

 

 


entrar
Todos los contenidos reservados 2017 © Paco Freirecreado en Bluekea